Irreconocible

Where is my fish?

¿Dónde está mi pescado?- Where is my fish?

Posted by dianarocio Categories: Short stories

12 Comentarios

  1. Bepafel says:

    Todas las ilustraciones me parecen maravillosas Diana, te felicito. Estoy segura que vas atener miles de seguidores. Yo entre todos.
    Cariños,
    Patty

    • dianarocio says:

      Muchas gracias por sus palabras. Me alegra mucho que le hayan gustado mis dibujos :)

  2. Antonio says:

    Has alegrado mi tarde con esta ilustración ¿Hay alguna historia detrás?

    • dianarocio says:

      En primer lugar, ¡hoy te robaron el primer lugar en postear! Sobre la ilustración, la historia apareció en el camino, pues planeaba hacer algo totalmente distinto. Ah, y qué bueno que te alegró. Esa es una gran recompensa para mí.

  3. Antonio says:

    La cara del pescado es lo máximo, en verdad una de tus mejores ilsutraciones. Cada que lo veo no puedo dejar de sonreir.

    • dianarocio says:

      La cara del pescado la hice al final y es lo que a mí también me gustó más de mi ilustración.

  4. Ashley says:

    :) Me ha gustado ilustración…parece que fuera parte de toda una historia interesante…y que me gustaría saber…jeje.

    • dianarocio says:

      Entonces voy a inventarme una para ti :P

  5. Roy says:

    Yo creo que era una reina mochica (por la iconografía en los ojos) que pensaba que su mascota pez había terminado en manos de un cevichero. Afortunadamente la encontró pero tan grande que no la reconoció.

    • dianarocio says:

      Bueno, soy fanática de lo mochica, pero no hice los ojos pensando en eso. Quizás los haya hecho así inconscientemente. Sobre el pescau, tu teoría es buena. Vamos a ver qué dice el cebichero.

  6. james-kame says:

    Lindos los comentarios anteriores, pero debo agregar un granito de arena psicológico: esta es claramente una alegoría de crimen y castigo por 3 razones: las vestiduras, los volúmenes, y la pregunta, fundamental.

    Las vestiduras porque son ceñidas, no dejan pasar nada, son inexpugnables, pero a la vez los zapatitos nos exponen, son nuestro punto débil, nuestras piernas, en suma, nuestro movimiento. Finalmente, aunque queramos, mientras estemos vivos y moviéndonos, no estamos a salvo, somos blanco fácil…

    Los volúmenes: o nos ocultan, o nos delatan, pero no son neutros, toman partido por nosotros o por ellos, son anchos y generosos por ocultar, o por dar sensación de plenitud y holgura. Y en eso que veo amplias oleadas de cabello, masas de pelo y fortificaciones de peinados para impedir que se vean las ideas, que transmuten, que confiesen. inútil predicar la no violencia con una diadema de cinco dedos brillantes y afilados.

    La pregunta, dónde está mi mascota, ser vivo, si no está es que no tenía una razón de vivir? porqué desapareció o hice bien? pero por qué hay un gran zigoto en la bolsa, recriminándome, diciéndome que no veo lo que debería ver, y por qué hay una figura ictio-antropomorfa en el cuello de la bolsa diciendo que sabe lo del secreto? debemos cerrar los ojos ó enfrentarnos a nuestras peores pesadillas de exacciones mentales?

    No puedo seguir, es un ejercicio mental agotador, pero la iconografía subyacente es magnífica. Una ilustración muy personalista como todas las otras, pero excelente a la vez. Felicitaciones…

    • dianarocio says:

      Es interesante la lectura que cada persona puede hacer de una misma imagen, sobre todo tú que eres tan observador y analizas cada detalle. Incluso descubriste que en el cuello de la bolsa había un ser ictio-atropomorfo (como lo has nombrado). Creo que para muchos podría haber pasado desapercido. Lo cierto es que mi pez se encontraba originalmente en ese lugar, pero luego decidí que era mejor meterlo dentro de la bolsa. A pesar de haber borrado los detalles para que pase desapercibido tú lo viste igual. La próxima vez tendré que encaletar mejor :P

Leave a Reply

Your email address will not be published.